Martes, 08 de Mayo, 2018.

Selene Villanueva

El jueves pasado, el volcán Kilauea hizo erupción en la Isla Grande de Hawái, lo cual ocasionó varios sismos y la evacuación de al rededor de 700 personas, residentes en las comunidades de Leilani Estates y Lanipuna Gardens.

Hasta el momento se han reportado la destrucción de 26 viviendas en hawái por la lava volcánica. Científicos señalaron que los chorros de lava se elevan a más de 62 metros en el aire.  También mencionaron que es probable que el Kilauea aumente sus expulsiones de lava por nuevas chimeneas adicionales.

Cabe señalar que aunque la lava parece moverse como una miel espesa es más densa que el cemento, además está hirviendo a 2,000 grados F. El domingo pasado una nueva fisura a 19 kilómetros del volcán se abrió haciendo que la lava provenga de diferentes lugares.

Científicos argumentaron también la imposibilidad de crear muros de contención, «esto porque cuando se derrite una placa oceánica, que es lo que está sucediendo ahora en el volcán Kilauea, tiende a formar una lava muy líquida y este tipo de lava puede alcanzar altísimas temperaturas”, explicó el vulcanólogo Erik Klemetti, de la Universidad de Denison The Atlantic.

Las fuerzas militares han incluso intentado bombardearla para ver si la pueden disolver, pero los resultados no han sido favorables.

La lava puede ser redirigida a través de diques y canales, como se logro en el emblemático caso en 1973 en Islandia en donde se requirió de 1,5 miles de millones de galones de agua, pero el dinero y el trabajo requerido para crear esta infraestructura durante una tragedia como la que enfrenta Hawaii no solo podría costar lo mismo que la recuperación de los daños que deje el paso de la lava, sino que, peor aún, pondría más vidas en peligro.

Por este motivo las autoridades ordenaron la evacuación de más de mil 700 residentes del área y de la zona de Lanipuna Gardens.

En las calles de la región de Puna, la magma cubrió por completo un automóvil que se encontraba estacionado, mientras que algunas casa han sido consumidas por los ríos de lava.

Cabe señalar que también se  han registrado pequeños sismos de un terremoto de magnitud 6.9, el más potente de los registrados en Hawai en más de 40 años.  Geólogos explican que sucedió esto porque el magma que se mueve a través del Kilauea provocó los temblores, por lo tanto puede haber replicas.

Los ciudadanos siguen en alerta ante esta situación.

 

 

Loading Facebook Comments ...

Leave a Reply