FOTOS: ACG

Morelia, Michoacán.- La Carrera Panamericana regresó a Morelia para sorprender al público y saciar el gusto de los fanáticos de la velocidad, al hacer escala en el Centro Histórico de esta ciudad.

Luego de culminar la etapa del Estado de México la caravana de 180 competidores en 90 vehículos arribó al Jardín Morelos en punto de las tres de la tarde, para la admiración de los morelianos en un ambiente con aroma a gasolina y llanta quemada.

De ahí el convoy se dirigió a la zona de pits, establecida en el primer cuadro de la ciudad, para hacer los ajustes y reparaciones pertinentes. La gente aplaudía a los pilotos, los que agradecían con el rugir de sus maquinas alemanas, japonesas, italianas o americanas.

Automóviles de la talla del Mustang y del Porsche, así como diversos modelos Chevrolet, Pontiac, y Volkswagen, lucían ante Catedral, modelos recientes y clásicos, para el deleite de los fanáticos. La avenida Madero se llenó de espectadores, pues muchas familias acudieron a ver los autos, a tomarse una foto y pedir autógrafos a los pilotos mexicanos, canadienses, estadounidenses y alemanes.

De entre todos los competidores quien se llevó la mayor atención de los infantes fue un vehículo que fue transformado en el del personaje de Disney Rayo McQueen, el cual fue rodeado por la multitud a su llegada.

La Carrera Panamericana se realiza cada año para cruzar el conjunto de carreteras que conforman la vía que une el continente americano, del mismo nombre. En México, la competencia, que cuenta con más de 65 años de existencia, inicia en el estado de Chiapas y culmina en la ciudad de Ensenada, Baja California.

Trascendió que en el transcurso de la tarde se ofrecerá una misa en la Catedral de Morelia en memoria del piloto Gunther Wilfinger, quien perdió su vida el pasado domingo en un accidente en la etapa del Estado de México. Pilotos, amigos, organizadores y familiares asistirán a la ceremonia.

Loading Facebook Comments ...

Leave a Reply