Una plantilla de alrededor de mil 300 trabajadores dejó los diputados de la LXXIII Legislatura, así lo declaró el presidente saliente de la Mesa Directiva, Roberto Carlos López García, previo a realizar la entrega recepción a Antonio Salas Valencia.

Y es que aun cuando los ex diputados responsabilizaron a la elevada nómina del Congreso y a los laudos laborales de absorber gran parte de su presupuesto, e incluso se jactaban de haber reducido de mil 100 a mil los empleados en su Legislatura argumentando una nómina gruesa, se fueron dejando mil 300 trabajadores.

Entretanto, los diputados entrantes y salientes, no terminan de ponerse de acuerdo respecto a la percepción neta que obtiene un legislador por sus labores, pues mientras el presidente saliente de la Mesa Directiva, Roberto Carlos López, dijo que eran poco más de 94 mil pesos mensuales, su relevo, Antonio Salas, estimó que la cifra era de entre 90 mil y 100 mil pesos, el doble de lo que percibía hace 10 años cuando formó parte de la LXXII Legislatura, y de dónde arrastra observaciones por parte de la Auditoría Superior de Michoacán (ASM).

Loading Facebook Comments ...

Leave a Reply

Current day month ye@r *