Morelia, Michoacán, a 6 de agosto de 2019.- “Cuando mires en las calles que una persona estira la mano para pedir dinero, intenta vender un producto o un servicio, anda echando agua con jabón a los parabrisas de los autos, o simplemente está sentada en alguna parte con la mirada perdida, detente y reflexiona una, dos o tres veces, sobre qué la orilló a estar en ese lugar, podrías estar frente a una víctima de Trata”.

La trata de personas es un delito que, disfrazado muchas veces de actividades lícitas, daña gravemente a los derechos humanos de las víctimas; principalmente su dignidad, afectando de esta manera su desarrollo en todos los aspectos.

Quienes se dedican a esta actividad, no les importa el origen, nivel socioeconómico o de estudios, estado de salud, creencias o edades; su único interés es que pueda llegar dinero a sus bolsillos a través del trabajo forzado que realicen sus víctimas.

Mauricio Gabriel Jiménez Reynoso, José Ricardo Sánchez García y Santiago Arturo Hernández Fraga, experimentados fotoperiodistas, plasmaron esta cruda realidad, en sus trabajos ganadores del Primer Concurso de Fotografía, realizado en el marco la conmemoración del Día Mundial contra la Trata.

Sus imágenes, que se encuentran expuestas en las instalaciones del Centro de Información Arte y Cultura (CIAC) de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo (UMSNH), demuestran no solo el tormento y el bajo mundo en el que se ven obligadas a vivir las víctimas de este delito, sino también, la necesidad de que se generen acciones que ayuden a prevenir que más personas inocentes caigan en manos desconocidas.

Ellos como muchos otros, decidieron hacer algo para manifestar la importancia de fomentar en las personas una conciencia de sensibilización respecto a este problema; en sus imágenes dieron cuenta de la dura realidad que enfrentan, principalmente, niños, niñas y mujeres, quienes, por diversas situaciones han caído en este mundo.

La trata de personas, es un delito que no es privativo de actividades sexuales, en México existen 11 modalidades a través de las cuales se explota a las personas para obtener dinero o un beneficio.

De esta manera, hoy sabemos que la música que toca un niño en las plazas podría no ser, precisamente, una actividad que realiza por gusto; que existe una historia detrás de aquél joven que va caminando por las calles cargando una hielera, vendiendo paletas, que quizá, el que cometió un delito, no lo hizo porque quiso, sino porque fue obligado.

Fotoperiodistas como Miguel Ángel Berry Sánchez, Chiara Obi Ramírez, Juan Carlos Hernández Arreygue y Jazmín Sánchez Carrillo, también dieron muestra de su talento en este importante y sensible concurso, y enseñaron que:

Aunque la prostitución por sí sola no es un delito, no significa que no pueda convertirse en ello; que quien pide dinero en las calles o limpia los vidrios de los coches, quizá lo que necesita no es un apoyo económico, sino ir a casa; que los trabajos que parecen legales no siempre lo son, o que existen matrimonios en que no siempre ambas partes estuvieron de acuerdo.

Con la firme intención de coadyuvar a que este tipo de conductas que atentan contra los Derechos Humanos de las personas, se pueda prevenir y combatir, la Fiscalía General del Estado de Michoacán (FGE), refrenda su compromiso de impulsar acciones encaminadas a salvaguardar la integridad de las personas, a través de actividades de participación ciudadana y de coordinación con diversas instancias de los diferentes niveles de Gobierno.

En resolución aprobada por la Asamblea General el 18 de diciembre de 2013, los estados miembros de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), designaron el 30 de julio como el Día Mundial Contra la Trata, a fin de crear mayor conciencia de la situación que viven las víctimas de este delito, para promover y proteger sus Derechos Humanos.

Loading Facebook Comments ...

Leave a Reply